Nueva ley electoral, ya

Los constantes casos de corrupción están socavando hasta extremos indescriptibles la confianza de los ciudadanos en los políticos. A esto se añade la lentitud de la justicia, cuyas sentencias, que  cuando llegan tarde, pierden toda su eficiencia.

Para recuperar esa confianza hay que dar más pasos: cambiar nuestro sistema electoral para acercar representantes y representados. Quizá las listas cerradas y bloqueadas en un comienzo fueran buenas, pero hoy es inaceptable, hoy queremos conocer bien a quien le damos nuestro voto. Si los políticos dieran más la cara antes de entrar en una lista y pedir el voto, los casos de corrupción disminuirían completamente.

Nueva ley electoral, ya.

Audio con mi comentario en Cope de este martes.