Estoy en:

1 de abril de 2013

Los toros

Aunque ya se han celebrado la feria de Castellón y la de las Fallas de Valencia, puede decirse que la temporada taurina ha dado comienzo de manera solemne con las corridas de ayer, Domingo de Resurrección. Y como he hecho muchas veces, también ayer estuve en la que abrió la temporada en La Maestranza de Sevilla.

Una nueva temporada y otra vez la emoción de ir a los toros. Una emoción que no se puede explicar, pero que es la misma que han sentido muchos millones de hombres y mujeres a lo largo y ancho del mundo y de la historia. Como los sevillanos que ayer abarrotaron La Maestranza, como los limeños que llevan casi 250 años yendo a la plaza de Acho, como los madrileños que van a Las Ventas y antes iban a las distintas plazas que ha habido en Madrid, como los mexicanos que llenan su Monumental o como los vecinos de Pasajes de San Pedro que pintó Darío de Regoyos en 1898 asistiendo a una corrida en la plaza de su pueblo, presidida, eso sí, por colgaduras con la bandera nacional.

Esa emoción que se siente al ir a los toros es imposible de explicar, como son imposibles de explicar las emociones que sentimos ante cualquier hecho artístico. Esas emociones se sienten o no se sienten, pero ni se pueden razonar ni se pueden intercambiar ni, por supuesto, se pueden imponer al que no las siente.

Cuando el toro, que es, para mí, el animal más bonito del mundo, sale a la plaza, siempre siento que ha llegado la hora de la verdad. Allí, en el albero, están solos el toro, con toda su fiereza, su bravura y su nobleza, y el torero, con su valor, con su inteligencia y con su arte para dominarlo según esas estrictas reglas que, a lo largo de la historia, se ha dado el toreo.

Aunque no me atrevo a explicar mis emociones en los toros, sí creo que la clave está en que todo lo que ocurre en la arena es verdad. Allí no hay trampa ni cartón, allí no hay teatro, allí el torero se está jugando su vida, y el toro, que es el animal salvaje criado con más mimo y con más atenciones del mundo, está demostrando toda su bravura y toda su belleza. Y la emoción de esa verdad la han sentido los españoles desde los tiempos más remotos; por eso en todas nuestras fiestas, cuando el pueblo quiere celebrar algo de una manera extraordinaria, siempre ha ocupado un lugar central el toro, y por eso está tan arraigada la fiesta de los toros en nuestra cultura, en nuestras costumbres y en nuestras tradiciones.

Otro de los misterios de la fiesta de los toros es su capacidad para seducir y admirar a lo largo de los tiempos a pesar de regirse por unos cánones que permanecen inamovibles desde hace más de dos siglos. Los españoles que pinta Goya en sus aguafuertes abarrotando las plazas y emocionados con las faenas de sus toreros eran de origen mayoritariamente campesino. Pues bien, esos españoles iban a los toros con la misma pasión con que vamos los españoles de hoy, que, en la inmensa mayoría, apenas tenemos relación con el mundo agrícola o ganadero, pero que nos seguimos apasionando con la lidia.

Como toda obra de arte, también los toros han tenido siempre sus detractores, hasta el punto de que no se conciben los toros sin los antitaurinos. Estos antitaurinos han prestado un servicio muy importante a la Fiesta, y es el de obligarnos a los aficionados a pensar en el significado profundo de esa Fiesta. Quizá por eso, los toros han suscitado tantas reflexiones artísticas, literarias, poéticas, pictóricas, musicales, filosóficas e incluso políticas, hasta el punto de que, como dijo Ortega —y aquí hay que puntualizar que fue el filósofo y no el gran Domingo Ortega, porque hablando de toros el primer Ortega es el torero—: «La historia del toreo está ligada a la de España, tanto que sin conocer la primera resultará imposible comprender la segunda». Esos antitaurinos han sido siempre parte de la sal de la Fiesta y poco tienen que ver con los que han prohibido los toros por otras razones, la más evidente de las cuales es la de que la identifican —y con razón— con la idiosincrasia, la historia, la cultura y las tradiciones que compartimos todos los españoles, y ya sabemos que algunos quieren, aun a costa de dar coces contra su aguijón, dejar de ser españoles.

Al empezar la temporada deseo que esté llena de éxitos para los ganaderos, para los toreros y para el público. ¡Y que Dios reparta suerte!

Print Friendly and PDF

    Comentarios

  • El toreo es sádico y repugnante. Para mí la solución es apoyar a los recortadores, mucho mas espectaculares, más bonito, sin violencia, sin tortura y con verdadera igualdad de condiciones

  • Es inadmisible disfrutar cuando otro ser vivo lo pasa mal. Arte es la música, arte es la pintura, la danza. Arte es la poesía, la literatura, el cine… pero no los toros.
    Las tradiciones, si son respetuosas con el resto de seres vivos, son maravillosas… pero hay ciertas ”tradiciones” que deberían extinguirse, puesto que el avanzar en una sociedad requiere un progreso en la forma de vida. Aunque claro… siempre quedarán retrógrad@s como Vd., sra Esperanza Aguirre. Pero claro, si Vd. no respeta si quiera a las personas, ¿Cómo va a respetar al resto de seres vivos? (Que conste que la trato de Vd. para mantener las distancias, no por respeto; dado a que yo también puedo permitirme el lujo de no respetar a la gentuza a la que le puede el cinismo y la hipocresía como es el caso).
    Para finalizar este comentario, he de decir que estoy de acuerdo en que se sacrifiquen animales por supervivencia, al igual que hacen el resto de animales (porque no se si sabe que nosotros también somos animales) en mi caso… un homo sapiens-sapiens; en el de Vd. …yo diría que no llega al simio común…aun así, ninguna especie tiene derecho a torturar a otra, y ningún espécimen potestad para disfrutar de dicha torturas.
    Muy buenas tardes y que tenga Vd. un feliz día en chachipirulilandia, maja.

  • ÓLE por Esperanza Aguirre!

    Si quieres aprender a torear como hobbie, ven a conocernos!1

    http://www.clubaficionadospracticos.es

    Cursos temporada 2013:
    -3, 4 y 5 de mayo. Plaza de toros de Albacete.
    -7, 8 y 9 junio. Plaza de toros de Pamplona.
    -5, 6 y 7 de julio. Plaza de toros de Valdemorillo (Madrid).
    -26, 27 y 28 de julio. Plaza de toros de El Puerto de Santa María (Cádiz).
    -Espartinas (Sevilla) y Olivenza (Badajoz). Meses de octubre y noviembre.

    Más INFO. aficionadospracticos@gmail.com
    Ven y Aprende a Torear de la mano de los Grandes Maestros!

  • EDn Canarias no estan prohibidos los toros. Pasa que no interesaban porque dar corridas allí es muy caro.
    Ahora mismo sólo estan prohibidos en Cataluña.

    Saludos

  • PARS lis que aman este arte:
    http://www.taurophilos.com
    @taurophilos

  • Yo estoy a favor de los toros. Seguramente iría mas a verlos si los dejaran resabiarse mas, ahora no tienen el valor que tenían hace 80 años y se pierde la deportividad.

    Me llena de orgullo ver la arena llena de sangre, carne y vísceras humanas. Adoro el vídeo en el que se ve un torero sujetando sus propios intestinos para que no se le escurrieran por toda la arena que hace gala de toda la fuerza y sentimiento Español como ninguno.

  • Pues yo, como buen retroprogre fui antitaurino mucho tiempo. Me casé con una chica de familia a la que le gustaban los toros y aunque nunca me atrajo, comencé a aprender algo acerca de la Fiesta. Sigue sin gustarme especialmente pero (debe ser por el amor a la libertad) cuantos más se unen para acabar con ella, más me atrae defender a los que la aman. Sólo fui a una corrida de niño y no tengo buen recuerdo, pero probablemente ahora sí acudiría a disfrutar de una con conocimiento de causa. Una vida idílica la del toro bravo, y si defiende bien su vida en la plaza, vivirá mejor que un moro en el paraíso ¿dónde hay que firmar? Saludos liberales

  • Vivan los toros y viva el Betis! y al que no le gusten los toros que siga protestando y llorando bajo un puente! como Andalucía, nuestra cultura,flamenco y toros….NO HAY NÁ !

  • Desde el corazón y la razón, orgulloso de ser taurino
    http://www.soytaurino.com

  • El comportamiento consistente en sentir placer causando dolor físico o psicológico a otro ser vivo (mujer, varón, niño o animal) se designa, en castellano, con el término “sadismo”. Ser testigo de este tipo de conductas implica, evidentemente, exponer al cerebro a situaciones límite en las que, sin tomar parte, presencia escenas en las que uno o varios individuos son objeto de daño físico o psicológico. Es natural que, ante tales escenas, el cerebro encuentre excitantes estas “situaciones límite” rozando, en ocasiones, una suerte de síndrome de Stendhal. Ahora bien, el impulso de interpretar dichas escenas con gozo o excitación se torna en repulsión cuando interviene algún tipo de enlace empático con los sujetos que toman parte en la escena.

    Ocurre, hoy en día, que el desarrollo de la empatía del individuo a lo largo de la historia supone un problema para los actos o costumbres que implican daño de algún tipo. El individuo, comenzando por su familia, ha ampliado su sentimiento empático a su comunidad, su pueblo, su raza y su especie a lo largo de los años. En la actualidad, la empatía entorpece también tradiciones que involucran el daño a otros seres vivos, (cacería, tauromaquia, etc.) si el fin no se considera estrictamente necesario. Hay personas que, incluso, argumentan que la lucha contra el cambio climático no es un asunto que atañe exclusivamente a nuestra supervivencia como especie, sino a nuestra empatía por el planeta (lo cual significa llevar este sentimiento a extremos, pues, a priori, no tiene sentido sentir empatía por lo inerte).

    Por ello, en el debate protaurinos / antitaurinos, no tiene sentido el clásico intercambio de razonamientos del tipo “es una tradición en la que subyace el arte”, por una parte, o “se trata de pura tortura animal” por la otra. Sencillamente, se encuentran en estados de empatía diferentes. Por parte de individuos protaurinos, la educación en la tradición e historia de la tauromaquia ha hecho posible que su cerebro pueda seguir sintiendo excitación a pesar de ser testigos directos del daño producido a un ser vivo. Un estado de gozo que su juicio justifica como “válido” por razonamientos propios de esta costumbre (es arte, es bello, el toro es tratado con “dignidad, y el resto de argumentos expuestos, de manera muy cercana, por la señora Aguirre). Por parte de los antitaurinos, suelen ser individuos cuyo estado empático les imposibilita comprender, justificar o incluso permitir un daño a otro ser vivo por motivos deportivos, ociosos o artísticos. Yo pertenezco a este segundo grupo, y agradezco el artículo, pues es una de las visiones más apasionadas que he leído sobre el tema, y son necesarias, pues para mí siempre ha sido una incógnita cómo funciona el racionamiento de una persona para ser capaz de estar a favor de este tipo de costumbres. Hoy, he estado un poco más cerca.

    Se trata, en definitiva, de dos grupos condenados a no entenderse, por una cuestión educacional arraigada en lo más profundo de sus estructuras mentales. Y, en realidad, no se podría decir que uno de los dos grupos esté más “acertado” que el otro. Es, simplemente, un momento histórico. Por supuesto, la evolución parece dictar que la tauromaquia está destinada a desaparecer. No lo digo, ni mucho menos, por ideología. Es ciencia evolutiva: ¿Se podría haber dicho que las peleas de gladiadores estuvieran “mal” en la antigua Roma? Es un momento histórico más, y la evolución dictó que ahora sí nos parezca algo inaceptable, al igual que ocurrió con la esclavitud. Y al igual que ocurrirá, irremediablemente, con la tauromaquia.

    Y, por supuesto, no pretendo dar la razón ni a mi ideología ni a la de la señora Aguirre. Simplemente me pareció acertado traer al debate los hechos, sin interpretaciones subjetivas. Y son los hechos sin lugar a dudas, pues es evidente el descenso del disfrute de la tauromaquia por parte de las nuevas generaciones, al igual que indiscutible la evolución de la empatía.

    Más información: http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-nuestro-cerebro-altruista/731612/

    Y por último, unas líneas de un -llamémsole- “adelantado a su tiempo”:

    “Por casualidad, a mediodía asistí a una exhibición, esperando un poco de diversión, unos chistes, relajarme… Pero salió todo lo contrario… Estos peleadores de mediodía salen sin ningún tipo de armadura, se exponen sin defensa a los golpes, y ninguno golpea en vano… Por la mañana echan los hombres a los leones; al mediodía se los echan a los espectadores. La multitud exige que el victorioso que ha matado a sus contrincantes se encare al hombre que, a su vez, lo matará, y el último victorioso lo reservan para otra masacre. Esta clase de evento toma lugar estando casi vacías las gradas… Al hombre, sagrado para el hombre, lo matan por diversión y risas.”
    Séneca (4 a.C. – 65)

    Un saludo,
    Javier González (artista)

  • No soy quien para discutir si el toreo es arte o no, pero creo que debería prescindir de subvenciones (al igual que para el resto de espectáculos, ni un euro para el cine español que se lo ganen en taquilla) ni permitir tampoco su emisión en horario protegido ya que entiendo que un menor (y por lo tanto no completamente formado todavía) puede confundirse y entender que puede hacer lo mismo con cualquier otro animal.

  • Disfrutar con la tortura es de sádicos

  • A mí, sencillamente me parece de sádicos disfrutar con semejante espectáculo. Todos los animales son bellos y el toro lo es,y el que quiera disfrutar que lo vea libre. Se sacrifican animales por supervivencia, pero torturar por placer es inadmisible.

  • Muy bueno. O sea que en Canarias no hay toros porque se prohibió torturar toros hace tiempo. ¿Exactamente cuándo fue eso?; ¿ha habido alguna vez toros en Canarias?
    Las peleas de gallos, ¿también están prohibidas en Canarias o eso no es tortura?
    ¿Y por qué da la casualidad que los antitaurinos son siempre más ignorantes que los taurinos?

  • Comparto su opinión.Como española,extremeña,que desde pequeña ha visto los toros en la dehesa retozando,disfrutando,viviendo en grandes espacios hermosos,preparándose para enfrentarse en la plaza con el torero.No solo los españoles sentimos esa emoción.Otros paises que saben ver la belleza de una lídea,quieren fomentar y potenciar las corridas de toros.
    Vivimos un tiempo tan lleno de cinismo,que los mismos que persiguen las corridas de toros,defienden que se quite la vida a un ser humano en el vientre de su madre,o que se mate en festejos salvajes a los toros, sin darles la oportunidad de defenderse que sí tienen en la lídea.Me refiero a los correbous catalanes.
    Un abrazo Dña esperanza

  • Hola Esperanza,
    Creo que las tradiciones no deben aceptar-se sólo por el hecho de ser grandes tradiciones. En èpocas en la esclavitud era una pràctica habitual también se aceptava ciegamente como si las cosas tubieran que ser así para siempre. Se parece mucho a lo de aceptar las tradiciones simplemente porque estan ahí. Existen muchas injusticias que en su momento històrico fueron perfectamente aceptadas. Piensa simplemente en la história de los derechos de las mujeres i como fueron tratadas tradicionalmente. Comprendo que puedas sentir una relació sentimental positiva relacionada con La Fiesta, però creo que se debe tener una mirada crítica para valorar nuestras costumpres con el fin de potenciar las buenas en detrimento de las malas. Entiendo también que aprecies la simbologia que interpretad en la lucha toro-torero, pero quizà, la comprension de esta simbologia podria transmitirse mediante otras formas de arte que no implicasen la tortura de seres vivos. Hoy en dia existen muchas maneras de transmitir contenidos de forma eficaz.
    Esperanza, no necesitamos las corridas de toros…y mucho menos para sentirnos españoles. Los toros son tradiciones similares a las antiguas luchas de gladiadores que se realizaban durante el imperio romano. Se puede poetizar sobre ello i enbellerlo con poesia exquisita, pero actualmente nos importa el sufrimiento del animal a diferencia de lo que sucedia antes.
    Dices que el toro te parece el animal mas bello, no?… te parece la tortura a un animal algo bello entonces?
    Si aun así la corrida de toros te parece algo bello, creo que és porque te lo miras como si se tratara de una obra de arte hecha de cosas inanimadas que no pueden sufrir.
    Espero que me hayas compredido y se acabe la tortura de toros en España. Por un mundo con más empatia y menos crueldad!

  • Q vivan los toros y los toreros!!! Y opino desde ni humilde punto d vista q a quien no le gusten los toros que no los vean…pero que respeten a quien nos gusta a los españoles, que otras cosas tenemos que respetar los taurinos de los anti….Viva España!!!!! Arriba los toros!!!

  • One, no hace falta insultar de forma tan barbara. En Canarias no hay toros, porque vale un Potosí llevar toros bravos allí. Por eso no hay cultura ni tradición. Envidia es lo que tenéis, que le vamos a hacer!!

  • Jesús, estas en contra de la cultura de la “h”? No me extraña que también en contra de la cultura y el sentimiento de los toros. La incultura alcanza todos los ámbitos. Gracias Dña. Esperanza…

  • En Canarias hace tiempo que se prohibió torturar toros en una plaza.
    ¿Qué pasa, Esperanza? ¿Somos menos españoles por eso?

    Que te follen bien follada, con un cuerno de toro si así lo deseas.

    Juan

  • hay que tener poca vergüenza para llamar arte al sufrimiento y a la tortura de un ser esclavizado… como decía el gran Saramago (sus novelas SI SON ARTE): Si tú disfrutas con su tortura, te gusta ver cómo está sufriendo ese animal…. entonces no eres un ser humano, eres un monstruo.”

  • Que viva la fiesta brava, que hasta en el peor de los casos algunas corridas no sean buenas siempre nos dejan imágenes bellas en la retina!

  • La diferencia es que el torero se juega la vida con ventaja..seguro que toda la parafernalia que hay en torno a la tauromaquiia puede considerarse una fiesta o hasta arte pero el echo de lastimar a una pobre bestia en pro de ese arte o fiesta para mi solo tiene un nombre y se llama TORTURA lo cual no quiere decir que este en contra de muchas de sus actitudes en Politica, me agrada el echo de que comprenda que tambien existe gente que no apreciamos esta Fiesta torturadora

  • ¿Que no hay trampa ni cartón? Hay si Joaquín Vidal levantase la cabeza y la leyese!

  • EXCELENTE!

¿Algo que decir?

 

Sus datos quedarán incluidos en un fichero responsabilidad del Partido Popular de Madrid, de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). Así mismo, marcando la opción de suscripción, usted acepta el envío por medios electrónicos de comunicaciones informativas sobre las actividades e iniciativas del Partido Popular de Madrid. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose al Partido Popular de Madrid, por correo postal a la Calle Génova 13 1ª planta (28004, Madrid) o mediante un correo electrónico a lopd@ppmadrid.es.