Gregorio Ordóñez

A Gregorio Ordóñez le mataron porque a los cobardes que le asesinaron les daba miedo su valentía. En las circunstancias más difíciles y más adversas, con una ETA crecida, Gregorio fue el más valiente, el más honrado y el más consecuente y, por eso, lo mataron.

Siempre admiré a Gregorio cuando estaba en vida, pero según pasa el tiempo le admiro aún más.

Los que quieren acabar con la España de la libertad y la igualdad por la que murió Gregorio, son ahora muchos más que entonces. Todos los que creen ser más que los demás y que sus votos valen más que los de todo el mundo: independentistas y los que les bailan el agua con la cantinela del derecho a decidir.

No tengo ninguna duda de lo que haría Gregorio Ordóñez con todos ellos, pero desgraciadamente ya no está entre nosotros.