Apoteosis de la hipocresía

En los 34 años de vida política que llevo, he expresado mi posición muchísimas veces: estoy radicalmente a favor de la inmigración. Y los norteamericanos son el mejor ejemplo de los beneficios que se obtiene de ella. Son un país de inmigrantes y por ello son el país más envidiable del mundo.

Ahora Madrid y Carmena no han dicho absolutamente nada contra la política de inmigración de Obama que, por las bravas, ha expulsado a 2,8 millones de inmigrantes. Lo que quiere decir es que a diario deportaba a 1.000 personas, 5 aviones llenos de deportados todos los días. Dicho de otra manera, desde que Carmena está al frente del Ayuntamiento de Madrid y vigilando el cumplimiento de los derechos humanos en Estados Unidos, Obama ha devuelto a su país de origen a más de 550.000 inmigrantes.